Edición Nº 44 20 de May
Legales
Pérdida de capacidad procreativa
Mala Praxis Médica

Pérdida de la capacidad procreativa – Daño moral – Responsabilidad de los sanatorios – Contagio de infección hospitalaria

Hechos: Como consecuencia de contraer una infección con posterioridad a la realización de una cesárea, una joven de 28 años debió sufrir la resección quirúrgica del útero, con la consecuente pérdida definitiva de la capacidad reproductiva. La damnificada y su esposo iniciaron demanda contra el establecimiento médico. La demanda de primera instancia aceptó el reclamo condenando al nosocomio y a su aseguradora. La Cámara confirmó la sentencia, elevando las indemnizaciones.

Los montos indemnizatorios asignados se conformaron de la siguiente manera: Daño moral actora: $ 200.000 - Daño Moral cónyuge: $ 30.000 - Incapacidad sobreviniente actora: $ 160.000 - Gastos de psicoterapia: $ 20.000 - Gastos médicos: $ 20.000.

1 - La indemnización por incapacidad tiene por finalidad resarcir  la pérdida de todas las posibilidades genéricas derivadas de secuelas definitivas -en el caso, pérdida de la capacidad procreativa-, aun cuando no esté directamente afectada la actividad laborativa

2 - La indemnización del daño moral provocado por la pérdida de la capacidad reproductiva de la actora -en el caso, una infección post-operatoria culminó con la resección quirúrgica del útero- incluye el daño  psicológico que importa aquella frustración en el ámbito personal y las cicatrices subsistentes.

3 - Es procedente la indemnización del daño moral causado al actor por la frustración de sus expectativas matrimoniales -en el caso, por la pérdida definitiva de la capacidad reproductiva de su esposa- pues se trata de un verdadero damnificado en cuanto al perjuicio invocado.

4 - El posible carácter nosocomial de una bacteria no permite excusar la responsabilidad del establecimiento asistencial por los daños que ella cause -en el caso, una infección post-operatoria culminó con la resección quirúrgica del útero de la actora-, pues en todo caso debió aquél adoptar una mayor diligencia para tratarla adecuadamente.

CNCiv., Sala G, 05/07/2000 – “Rigueiro, Patricia C. y otro c/Centro Gallego de Buenos Aires y otros”

suscribir